PEDRAZA

Pedraza, Segovia

Como buena segoviana, me siento en la obligación de daros a conocer pedacitos de mi tierra (ya os hablé de Prádena aquí) y hoy os quiero enseñar esta bella ciudad medieval: Pedraza.

Además de la excelente gastronomía segoviana, que podréis disfrutar en Pedraza, encontramos numerosos monumentos histórico-artísticos de un gran valor y una belleza superior, como la Plaza Mayor (en la imagen), la cárcel, sus iglesias o el castillo, que harán de vuestra escapada algo inolvidable.

Banco del soportal: 8 metros de banco de una sola pieza de enebro
Personalmente Pedraza es una Villa que me encanta, automáticamente, al entrar por la Puerta de la Villa, sientes que estás en otra época, caminando por sus estrechas calles o visitando el Castillo sientes que eres un caballero o una dama medieval. Pedraza tiene un ambiente mágico.

Este Conjunto Monumental declarado (además de dicha denominación) Bien de Interés Cultural contiene dentro y fuera de sus murallas multitud de monumentos, pero tranquilos, solo os quiero citar unos pocos para que os hagáis una idea. Por ello, crucemos la única puerta de acceso a Pedraza, la Puerta de la Villa, para encontrarnos con tres calles; la central, Calle Real, nos llevará a la plaza, la de la derecha, Calle de la Calzada, nos guiará por el borde de la muralla hasta la Iglesia de Santa María, y la de la izquierda, Calle de las Cuestas, bordea también la muralla hasta el barranco conocido como 'El Gurugú'.

Puerta de la Villa
Al lado de la Puerta de la Villa, se encuentra la cárcel de Pedraza, que data del siglo XIII y que estuvo activa hasta finales del siglo XIX. En la época medieval, era muy común ubicar las cárceles a la entrada de las ciudades, para que así, en caso de conflicto, los presos sirvieran como escudo humano. 

Si tomamos la Calle Real hasta la Plaza Mayor, observaremos en el trayecto las conocidas casonas de Pedraza con sus muy bien conservados blasones en las fachadas, que servían para identificar la familia que allí residía. En la Plaza, vemos que todos sus lados están hechos 'por partes', es decir, se sigue un mismo estilo pero no encaja demasiado bien. Si nos ponemos de espaldas a la Iglesia nos encontramos con las casas porticadas, donde encontramos el restaurante 'La Pepa' famoso por sus guisos, y el banco de enebro que podéis ver en la foto arriba, 
Si giramos 180º veremos la Iglesia de San Juan, originariamente iglesia románica aunque de ello ya queda poco, y lo que predomina es el revestimiento barroco posterior.
Por último nos llamará la atención el Ayuntamiento con su reloj de 1774 y el Palacio de los Marqueses de Lozoya en la esquina.

Castillo de Pedraza
Para acabar, solo me queda hablaros del Castillo. Esta fortaleza edificada en el siglo XII fue restaurada posteriormente dejándole con el aspecto actual en el siglo XVI. En el año 1927 el pintor vasco Ignacio Zuloaga lo compró por algo menos de 13.000 pesetas, estableciendo en la torre del homenaje su estudio. Actualmente el castillo sigue perteneciendo a la familia del pintor quienes gestionan el museo interior dedicado al pintor.

Si esto os parece poco atractivo para descubrir Pedraza, el siguiente acontecimiento os dejará sin palabras. Durante los dos primeros fines de semana de julio, tiene lugar el conocidísimo Concierto de las Velas, en él, la Villa de Pedraza apaga sus luces encendiendo velas por todos sitios. Así se prepara en la Plaza un ambiente increíble para escuchar música clásica. 



Las entradas para los conciertos las podéis conseguir en El Corte Inglés. Y os digo que merece la pena ver este espectáculo.

Una tendencia que me recuerda mucho a la época medieval son las faldas largas, que además, me encantan en cualquier época del año, yo ya tengo unas cuantas (y en mi tienda de Chicfy también tenéis dos) Aquí os dejo con algunas de las fotos que me ayudan a crear estilismos con esta prenda.





                                                   

¿Vosotros ya conocéis Pedraza? ¿Y el Concierto de las Velas?

- M

No hay comentarios:

Publicar un comentario