LALIBELA


Lalibela es una ciudad monástica de Etiopia: Un país que apenas conocemos, así como sus lugares y cultura, hoy os quiero acercar un poquito a este país africano. Esta ciudad es la segunda ciudad santa del país, un gran centro de peregrinación en el que la gran mayoría del país pertenece a la iglesia ortodoxa.

Lalibela posee además, un conjunto de iglesias talladas en la piedra alrededor del año 1200, declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 


En las fotos vemos la Iglesia de San Jorge, una de las más emblemáticas, con planta de cruz griega y quince metros de altura. Una maravilla tallada por el hombre. Se accede a ella a través de un pasadizo tallado en la roca (en la imagen superior se ve como empieza en la esquina inferior derecha) Una vez llegados a la puerta, los sacerdotes reciben a los visitantes y nos abren las puertas para dejarnos ver las maravillas del interior. Al contrario que en el resto de iglesias, cuya decoración es nula, en San Jorge, veremos cruces de oro macizo, antiguas pinturas y esculturas excavadas en la tierra.


Este conjunto de once iglesias monolíticas fueron talladas por más de 40.000 hombres, quienes se encargaron de vaciar los cubículos para construirlas. Las iglesias se dividen en dos grupos separados por el canal Yordano, aunque todas están conectadas por túneles subterráneos.

Al norte del valle encontramos la más grande de todas y posiblemente sea la iglesia monolítica más grande del mundo: Biet Medhani Alem o la Casa del Salvador del Mundo. Alberga en su interior la Cruz de Lalibela y es una réplica de la Iglesia de Santa María de Siom en Aksum (la primera ciudad santa del país) que fue destruida en 1535 por los musulmanes.


Cambiando de tercio, yo soy como las decoraciones de las ciudades, los anuncios de perfumes y juguetes y me gusta adelantarme e ir buscando mis autorregalos de Navidad (o pueden pasar a ser regalos normales si alguien se anima). 

Hoy os quería enseñar mi primer regalo: un reloj de Michael Kors. Llevo detrás de uno bastante tiempo, no sabía si Marc Jacobs o Michael Kors puesto que había modelos que me gustaban en ambos. Todo esto fue hasta que vi la colección Watch Hunger Stop, desde entonces ya no tengo dudas.




Y es que esta edición especial dona 100 comidas para los niños que pasan hambre por cada reloj vendido. Yo me quedo con el de oro rosa y la esfera en gris, me tiene loca.


¿Qué os parecen a vosotras?

- M

No hay comentarios:

Publicar un comentario